Y por fin 1 + 1 = 2

Podríamos decir que este post es la continuación del primero que escribí ya que mi segundo gurrumito por fin ha nacido. N de momento se porta como su hermano Y ojalá dure!
Pero mi entrada en el mundo zombie es inminente, así que mejor aprovechar estos momentos lúcidos que me quedan para escribir algo coherente.
Pensaba que con el segundo no llegaría esa oleada de sentimientos contradictorios pero sí… llegan, aunque sabes que con el tiempo se van, pero ahí están. Son esas sensaciones que toda madre (o muchas…alguna? ninguna?) tiene antes y después de parir. Un mes antes estás pletórica, feliz, radiante, como en modo zen, todo te parece bien, la vida es maravillosa, sabes que sólo te quedan unos días para conocer a esa personita que has estado gestando durante 9 meses. Y por fin nace, y llegáis todos a casa, y esa personita que has estado esperando con tanta ilusión se convierte en un “estorbo”, todo tu día a día cambia para adaptarse a sus necesidades. Nunca tiene suficiente, invade tu espacio vital y tú poco a poco vas entrando en el mundo de las tinieblas, ése en el que las ojeras están de moda. Echas de menos tus momentos de calma, porque aún teniendo ya un bebé habías conseguido encontrar un hueco para ti y tus pensamientos, pero aquí no hay tregua y tu día a día debe volver a sincronizarse y hay que volver a buscar un sitio sólo apto para mamás. Ah, por cierto, un buen sitio siempre es el baño, ahí generalmente (al menos hasta que mis hijos lleguen al picaporte) tienes un poquito de paz y tranquilidad. 

Pero llega un día en el que, sin saber cómo, la rutina existe, todo es más fácil, rápido, sencillo, y entonces esa personita que ha estado “estorbando” este tiempo se hace indispensable en tu vida, y piensas cómo has podido vivir sin ella y que sin ella ahora no podrías vivir. Así que los dos bichejos que han invadido tu vida son los que te roban sonrisas a todas horas, son los que consiguen que tu paciencia infinita sea “Infinita y más allá” (debo dejar de ver Toy Story…) y que siempre puedas dar más de ti. En fin, ellos son lo mejor de tu vida. 

2 comentarios en “Y por fin 1 + 1 = 2

  1. Guarda los escritos que son cojonudos, eres la mejor!!!

    Muntaderm Dermatólogo c/ Muntaner 178, 1-2 08036 Barcelona 93 439 42 99

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s