El sentimiento de malamadre

Existen dos maneras de sentirse malamadre:
1.- Por algo que has hecho, olvidado, gritado
2.- Que alguien te provoque ese sentimiento

El segundo es el peor ya que la culpa la tiene generalmente una tercera persona (ni tu pareja ni tus hijos) externa al círculo familiar, y la pregunta que resuena en tu cabeza siempre es: “¿y a ud. que más le da?” Este post viene básicamente a raíz de un comentario que me hizo ayer la maestra de Y que para mi fue como un toque de atención hacia mi persona y que yo, como piscis que soy, me sentó como una patada en el estómago. Situación: la hora de recogida de los niños en la guardería es entre 16h45 y 17h00, ayer (ojo al dato) SOLAMENTE ayer llegué a las 5 menos 3 minutos oiga y sólo quedaba él en la clase con la maestra. Comentario al respecto: “Se le ha hecho la espera un poco larga”. ¿Cómo??? Lo que viene siendo algo estilo: “Has llegado tarde y el niño casi llora… por TU culpa”. Yo no sé si es que soy muy brutica o es que en los últimos años la sobreprotección de los niños se nos está yendo de las manos. Y ahora qué hago, lo llevo al psicólogo? En serio, un poquito de por favor. Os diré que mi respuesta fue: “Es que los demás padres llegan antes de menos cuarto”. Claro, a ver, si yo vengo con N que siempre tenemos la “urgencia” de última hora antes de salir de casa y el resto van sólo a buscar a 1 niño y encima llegan antes de que abran el colegio pues sí, Y tendrá que esperar sus eternos 10 minutos viendo cómo esos padres puntuales a más no poder llegan y se están 10 minutos más en la clase.

Dicho esto (lo siento porque suena más a desahogo que otra cosa) os cuento ostras situaciones de “malamadrismo”:
* Entras en una tienda y preguntas por tetinas de bibe para cereales. Comentas que es para el pequeño ya que el mayor sólo quiere el bibe de la marca Dr. Brown. Te pregunta la edad, se la dices y a lo que contesta: “¿Y el pediatra ya te deja darle aún la leche con biberón?” “Sí señora, aún le doy la leche con bibe, y no, el pediatra no dice nada porque su madre, que soy yo, no le ha dado importancia a este hecho y por ello no lo sabe.” Ojalá le hubiese contestado toda esta respuesta que pasó por mi cabeza a posteriori, porque en el momento sólo pude contestar un: “Pues no sé”.

* Otra situación, aunque ésta debo decir que fue mea culpa. Mamá a la recogida de los niños: “mañana vienen disfrazados eh? que bien!”. Si puedo me deshago en medio de la clase. Disfrazados??? Me preguntan “Que no recibiste el mail?” “Sí, pero…anda pues sí que lo dice!”. Por mi cabeza pasó una frase estilo “Cómo queréis que me aclare que el miércoles deben disfrazarse si el mail está escrito en verso!!! Sí en VERSO!”. Queda monísimo pero si vas con los dos churumbeles colgando y lees el mail desde el móvil en diagonal y en verso pues no, no te quedas con la palabra “disfraz”. Este día si puedo me pongo a llorar, incluso creo que los ojos se me pusieron rojos.

*Por último están las situaciones clásicas de gente desconocida que te da sus consejos gratis al más puro estilo “este niño tiene hambre/frío/calor”. Punto. Pero luego te encuentras a esa abuela (sí, os debo el post de las clases de abuelas) que te suelta sin reparos “Uy, que mal se porta no?” Es para decirle “Sí, mi hijo se me escapa del parque a veces pero al menos es espabilado que por lo que veo su nieto con 3 años que debe tener aún no sabe tirarse del tobogán!” Sigue siendo mi cabeza quien habla, de mi boca sólo se oyó un “Bueno…”

En fin, sentirse malamadre es lo que nos toca ahora y siempre ya que jamás dejaremos de ser mamás pero decidir si quien responde a las impertinencias es tu cabeza o tu boca eso ya lo dejo en las manos de cada uno.

IMG_5059

6 comentarios en “El sentimiento de malamadre

  1. Lo que me llama la atencion y por lo visto la maestra de Y no lo aprecia es que la mayoria de niños no son recogidos por los padres sino por los abuelos, que ya sabemos que siempre llegan una hora antes por si… Y el resto por las “nanis” o asistentas de los papas, que su unico trabajo es recoger a los niños. Hay que valorar las cosas como son.
    Del resto de comentarios no voy a decir nada, no vale la pena. Hay que pasar ,pero esto se aprende con los años 😜

  2. Admiro la sutileza de la frase de la profesora! Que además de hacerte a ti sentirte “malamadre” debería ella sentirse también “malaeducadora” porque de ella se desprende también que ella tenía unas ganas enormes de irse a su casa y no estar ni un minuto más de lo “acordado” “aguantando” a los niños… Eso es vocación!

  3. Bien Marta, estoy totalmente de acuerdo con lo que dices sobre los sentimientos de malamadre… no dejes que ocupen tu pensamiento, por que lo que tienes que tener mu
    claro siempre … que para ellos eres i seras la mejor !!!!
    Besos,Paqui

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s