Y de repente todo se apaga

Mi fábula de hoy no es divertida, ni anecdótica, hoy no doy consejos ni ideas, hoy escribo para expresar mi dolor con las víctimas y sus familias del vuelo de Germanwings. Hoy quiero hablar de ésta y muchas tragedias que pasan cada día pero de las que no somos conscientes porque nadie nos lo cuenta. Un accidente de avión es muy aparatoso, pocas veces hay supervivientes y aunque dicen que es el transporte más seguro que existe cada vez que me subo a uno de ellos sin mis hijos cierro los ojos hasta que aterriza. Pensaba que me estaba volviendo sensible con las hormonas durante mis embarazos pero me he dado cuenta que no. La maternidad lo cambia todo, te cambia la manera de ver la vida. Películas en las que raptan, mueren o algún niño o padres sufren imposible verla. No puedo. Siento que me identifico con cada padre que pierde a su hijo. Con cada hijo sin padres. Y lo único que me alivia es correr a abrazar a los mios. Ver las noticias y escuchar las historias de los pasajeros ha sido duro, lágrimas han corrido por mis mejillas pensando en cómo se sienten estas familias ahora ya rotas por la desgracia, separadas para siempre. Así que esperando que el tiempo suavice y calme el dolor, seguiré abrazando a mis hijos, les seguiré dando todos los besos que me pidan y les robaré todos los que pueda, seguiré intentando robar horas al día porque todo el tiempo que pase con ellos siempre será poco. Porque un día todo se apaga.

IMG_5345

Fuente: Pinterest

Un comentario en “Y de repente todo se apaga

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s