Érase una vez un niño cebolla

Se conoce que los niños cebolla existen, no son ningún mito son realidad. Se les ha visto en centros comerciales en pleno invierno con la calefacción a tope y tapados hasta el mentón con batamantas. Soy testigo, un día vi uno. Estamos hablando del típico consejo gratis que recibes de la señora que está esperando en el paso de peatones contigo y el cochecito, bebé incluido. Ahí va la frase: “Este niño va demasiado abrigado”. Pues oiga señora quizás alguna vez tenga razón. Porque yo no soy de ir dando consejos pero os prometo que alguna vez me he cruzado con un niño cebolla y me he tenido que reprimir el gritarle a la madre: “que no ves que se te va a poner a hervir! Al menos aprovecha y écha un huevo a ver si se fríe!”. Angelitos… 

Os cuento la vestimenta: 

  • Body
  • Camiseta o polo o camisa manga larga
  • Jersey
  • Abrigo
  • Gorro
  • Saco polar en el cochecito
  • Manta polar
  • Una vez incluso lo vi con capota de lluvia incluida

Este kit de niño cebolla si vives en un país nórdico o incluso en zonas de España más frías piensas, bueno. Pero en Barcelona y dentro de un centro comercial? Luego ves que los críos lloran y te fijas en las caras de asombro de los padres pensando “qué le pasará?” Pues que le va a pasar, que está el bebé asfixiado con tanta capa. Madre mía… 

Como os he contado antes niños cebolla hay pocos pero haberlos, haylos y cruzarte con uno de ellos como madre es duro. Imaginaros si hiciéramos como en los países nórdicos que cada día sacan al bebé al aire libre y lo dejan un ratito, veáse 10-15 minutos (si son más no quiero saberlo porque yo ya estaría pajarito). De hecho el otro día en un hotel era la hora del té (momento relax) y entró una pareja con hija mayor y cochecito con bebé. Con el frío que hacía, al pobrecico me lo dejaron al fresco mientras ellos disfrutaban de sus pastas y tés. Hombre, tampoco es eso pero en fin.

Mi consejo para quien lo quiera: ponedle body siempre en invierno, le aliviará mucho el frío. Con un jersey finito y un abrigo será suficiente si es un bebito y va dentro del saco en el capazo. El puntazo: llevar siempre una mantita en la bolsa del cochecito en invierno y una muselina en verano.

Así que madres y padres del mundo que vayan a centros comerciales cuando entren, tal y como ustedes se quitan la chaqueta destapen al bebé con cuidado, seguro que dormirá más a gusto.

 

Fuente: madreshoy.es 

2 comentarios en “Érase una vez un niño cebolla

  1. Genial: yo ya estaria pajarito,me recuerda a cuando el grajo vuela bajo.,enhorabuena por esa lírica tan próxima al siglo de oro español. Quien diria que te has esucado en un colegio francés!!!!!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s