I will survive!

Siempre he pensado que algunas frases escritas en inglés toman más fuerza que en castellano. Véase el título del post de hoy: “I will survive”, verdad que en seguida suena en vuestras cabezas la canción de Gloria Gaynor? La típica que hace que te levantes de la silla en una boda? Y si ahora os digo: “Sobreviviré” aparece o no Mónica Naranjo en vuestras mentes… Pues eso.

Hoy vengo a contaros un hecho. Hace un mes empecé a trabajar (yuhuu) con un horario perfecto para conciliar, de 09h a 14h. Y ¿cuál es ahora el panorama? Pues que toooodos los recados que hacía por las mañanas sola o con el pequeño los tengo que hacer por la tarde y con los dos monstruos. Por ejemplo, ir a comprar fruta y verdura. Ésta es la escena: recogidos críos de la guardería hacemos primera parada, si Y tiene un buen día la compra se hace plácidamente y le tengo como ayudante llevando el cesto y metiendo las bolsas dentro. Si tenemos el día cruzado… apaga y vámonos. Lanzamiento de patata, zanahorias voladoras, estiramiento de bolsas (un día calculé que me llegó a sacar hasta 10 bolsas, es decir todo lo largo de un pasillo), estrujamiento de brócoli, regadío de agua o el mejor: abro botella de agua, bebo un poco, la cierro, la dejo de nuevo en la nevera y cojo una nueva. Así sin más. Todo ello con un pataleo tras otro por en medio de la tienda. Es lo que se conoce como “the terrible two” (os lo dije, las cosas en inglés suenan hasta serias) o mejor dicho “niño encabritado a la edad de los dos”. Porque ésta es la típica cosa que te deben contar en los libros, menos Montessori y más caña que luego hay que llamar a Hermano Mayor. Suena muy extremista pero seamos sensatos, vamos a observar con ojo clínico y dejar que haga lo que le venga en gana a un mocoso de 2 años y menos de 1 metro de estatura? Pues en momentos críticos sí. Así que mi posición es de observar y esperar que el vahído de histerismo pare dejándole patalear, revolcar, llorar y gritar en medio de donde caiga, frutería, supermercado, calle, parque… Siempre por supuesto con la atenta mirada de las “supermadres”, abuelas de ganchillo o extraños sin más que por sus cabecitas se pasean frases al más puro estilo: “dos tortas y arreglado” “angelito, mírala a ella que no le hace ni caso y lo deja ahí tirado y lleno de mocos”. Sé lo que piensan porque yo antes estaba en ese lado del ring, ahora soy la entrenadora y llevo la toalla en los hombros. 

Así que hago un llamamiento a los libros de crianza y un aviso a las mamás primerizas que aún tienen angelitos en sus brazos: queredlos mucho porque en breve saldrá el alien que llevan dentro y vosotras pasaréis a ser vuestra peor versión: desquiciada, nerviosa y lo peor, la del labio tembloroso… Que no nos pase nada.

  

Un comentario en “I will survive!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s